X

Detrás de las ventanas encantadas

Muchas veces no resulta sencillo tener un hermano pequeño. Julia tiene envidia de su hermanito Olli, y es que a él le tocó un calendario de adviento de chocolate (esos de las 24 puertecitas numeradas, ya sabéis), mientras que a ella le regalaron una cosa rara de papel... Es cierto que el suyo es muchísimo más bonito, pero... ¿de qué le sirve a uno que su calendario tenga un dibujo de una preciosa casita de purpurina, si lo que realmente quiere es el chocolate? Julia no tarda en descubrir que el calendario está habitado y que puede visitar a la gente que vive dentro. Y eso es, al fin y al cabo, mucho más emocionante que cualquier estúpido calendario que solo tiene chocolate en su interior.

Libro

A partir de 8 años • Publicado 2011 • 176 páginas • Ediciones Siruela

Fragmento