X

miércoles, 10 agosto, 2016

9 cosas sobre dragones

Cosas fascinantes en torno a esta criatura legendaria

¿Por qué 9 solamente? El mundo está lleno de listas de 10 cosas... así que... ¿por qué sólo 9 cosas sobre dragones? y con esta pregunta ya nos vamos a la primera de las "cosas de dragones" interesantes, para ser más exactos, acerca del dragón chino. Y es que el número 9 es, en la cultura china, un número sagrado y como en esta cultura el dragón es una criatura muy sabia que da buena suerte,  se suele relacionar a ambos. Según esto, y siguiendo una vieja descripción del Reino del sol naciente, un dragón presenta 9 características de diferentes criaturas: cabeza de camello, cuernos de corzo, orejas de vaca, cuello de serpiente, miembros inferiores de molusco, escamas de pez, garras de águila, ojos de conejo y zarpas de tigre. En China están las llamadas murallas de nueve dragones que se ocupan de proteger los palacios de los malos espíritus. La más alucinante se encuentra en Beijing (Pekín) y muestran nueve grandes dragones rodeados de infinitos dragones pequeñitos. Según la leyenda, el primer dragón chino tuvo 9 hijos, y cada uno de ellos tenía una misión para la que se le otorgaron los poderes sobrenaturales correspondientes. Los chinos guardan en su imaginería hasta 9 clases diferentes de dragones. Así tienen, por ejemplo, dragones imperiales que normalmente son representados de color amarillo o dorado;  están también los dragones celestiales que se lanzan al cielo y protegen, o los dragones espíritu que influyen en la lluvia, el viento y las inundaciones.

En la cultura occidental, influenciada por el cristianismo, el dragón no es un objeto de adoración, sino una representación del demonio. Era símbolo de los poderes oscuros, del enemigo, de la muerte -vamos, de todo lo malo.- No se trataba de un dragón elegante, brillante y orgulloso como el dragón asiático. La imagen de él era la de un monstruo escupe-fuego ensortijado en sí mismo, de garras y fauces espantosas.  Y si se era un caballero andante o un mago el que le podía a este monstruo infernal, estaba claro que se era el héroe de la historia.

Drache – Dragon – Dragón – Drago – Draak: se llame como se llame en cualquiera de estas lenguas... el origen es grecolatino.  Drakon o Draco era el nombre antiguo y no significaba otra cosa más que "serpiente". 

Uther Pendragon (Pendragon significa "dragón principal"), el padre del legendario Rey Arturo, había tenido una visión: una estrella brillante cuyos rayos culminaban en un dragón de fuego. Cuando, al poco tiempo, fue coronado rey, tomó al dragón como una profecía, haciendo a éste parte de su escudo de armas.  Igualmente gustaban los emperadores chinos de situarse bajo la protección de un dragón, que según sus creencias, controlaba los cuatro elementos: agua, tierra, fuego, siendo así mucho más poderoso que cualquier otro animal protector como el león o el oso.

Siegfried, el héroe de la saga de los Nibelungos, se baña en una ocasión en sangre de dragón. ¿A qué viene esto? se pregunta uno... Según parece, se lo aconsejaron los pajarillos con sus trinos. Después de haber, por fin, conseguido matar a un dragón, le confiesa el pájaro (Sigfried entiende lo que dice sólo después de haber bebido algo de la sangre del dragón... ) que la sangre de dragón sobre su piel lo hará invencible. Fue una tontería que le cayera una hoja de tilo sobre el hombro, porque de este modo quedó esa parte sin proteger, lo que sería su perdición más adelante y lo que acabaría con él en un combate. "¡Pues le estuvo muy bien!",  habría dicho el dragón...

"Dragón de la casa" no es sólo el nombre que se les da a algunas amas de casa malhumoradas que se dedican a meterles miedo a sus maridos. No. Los dragones caseros son,originariamente, muy simpáticos, ya que no son otra cosa que protectores del hogar, llevando alegría a sus inquilinos. Pero durante el día no se reconoce a esos dragones, pues estos se transforman en otros seres como gallinas, perros, cerdos, gatos negros... Sólo durante la noche se convierten en dragones de fuego. Son bastante sensibles y los dueños de la casa tienen que mantenerlos contentos para que éstos "lleven la felicidad al hogar."

En el año del dragón. Sí, también hay una película que se llama así. El símbolo animal del dragón es muy estimado en China. En la astrología china hay doce signos de animales que van cambiando cada año (no cada mes, como en el nuestro). A cada uno de esos signos se le otorgan las características del animal correspondiente. Si alguien nace en el año del dragón se le atribuyen aquellas señas de identidad del dragón: longevidad, bondad, espiritualidad, fortaleza y energía (aunque también fácil de enfadar  y muchas veces tozudo). 2012 es, por cierto, el próximo año bajo el signo del dragón.

Elliot, Grisu, Mushu, Fuchur... todos personajes de pelis con dragones. Entre simpáticos y medio locos. Pensemos también en el maravilloso Draco de Dragonheart. Pero también hay una buena cantidad de dragones incómodos en los libros, en el cine o la televisión.  Pensemos en Mahlzahn, por ejemplo, la profesora dragón de Jim Knopf (M. Ende). Y ya no digamos los dragones del centro de la tierra. Todavía hay muchos más ejemplos. Quizás os apetece poneros en busca de ellos...

Hay una historia preciosa de un edificio, un arquitecto y un maestro de Feng-Shui, vale y -naturalmente- también de un dragón. El edificio está en Hong Kong -entre las montañas y el mar.- Los chinos creen que allí, en esas montañas, vive un dragón. Pero al construir el edificio se le cerraría al dragón el camino hacia el mar. Por eso, el arquitecto buscó consejo en un maestro de Feng-Shui. En Hong-Kong, antes de la construcción de un edificio alto, se suele buscar consejo en los expertos de Feng-Shui. Éste recomendó que se planease, en medio del edificio, un agujero, así el dragón podría atravesarlo en su camino hacia el mar. Parece que los pisos de este edificio son de los más caros de Hong Kong, ya que cuentan con la protección del dragón.

comentario

Paloma Estrada Cuéllar el 2 febrero, 2018

hola, me gusta mucho tu obra he leído el jinete del dragón (a propósito harás una segunda parte ¿no?) y sangre de tinta, estoy ahorrando para comprar la saga, buen el punto aquí es que soy una gran fan de tu literatura. espero leas esto, atentamente Paloma

La segunda parte ya ha salido en alemán. Esperamos que salga pronto en español