X

lunes, 12 noviembre, 2018

 "Mis animales y yo estamos a salvo"

Creo que todos os habéis enterado ya de la catástrofe de los incendios en Malibú. Yo también tuve que abandonar mi granja el viernes por la mañana. La cubana, mi maravillosa amiga y asistente, Angie, alquiló una casa para mí y mis amigos. Nos llevó un total de siete horas para llegar a Venice Beach para un trayecto que normalmente abarca 45 minutos. La foto la ha hecho un amigo escocés y muestra reflejada en el retrovisor a toda la gente que estaba huyendo del fuego a lo largo de la mañana. Stuart Gow es un fotógrafo brillante que capturó nuestros recuerdos durante esas horas de incertidumbre.

Antes de salir de la granja, había intentado sin éxito capturar a mis burros salvajes. Así que tuve que dejarlos que siguieran corriendo libremente por la finca . Y mis seis patos también resistieron con éxito mis intentos de meterlos en una caja de transporte.  Los dejé allí con sus picos... esperando que el fuego no arrasase la finca.

Fue una sensación terrible tener que agarrar a mis dos perros y recoger algunos cuadernos, álbumes de fotos y una maleta llena de mis libros favoritos, dejando atrás a Zorro y Esperanza y a os seis patos parlanchines. Me sentí como una traidora, pero todos me instaron a irme de casa, y sabía que mis hijos no disfrutarían de la idea de que su madre se hubiese quedado luchando contra las llamas.

Así que .... no lo hice, y me fui. Pero el hombre que me ayudó a plantar la antigua granja y convertirla en un hogar para mí y mis animales, y más tarde para mi fundación, vino con su gente y se quedó luchando contra el fuego.

Alfonso Fuentes, a quien también me gusta llamar El Brujo, porque puede hablar con los árboles , llegó a la granja, junto con sus colegas César, Rojelio, Alejandro y algunos otros valientes mexicanos y han estado protegiendo mi casa y granero durante dos días y dos noches.
Y, por supuesto, también salvaron a mis burros y patos de las llamas.

Mis vecinos Laurel y Larry Thorne, Bio Farmer, pudieron salvar su casa y ahora me cuentan cómo les está yendo a los patos y a los burros.

No sé todavía de qué manera encontraré sitio para todo esto en mis libros. A Alfonso ya lo he mencionado en The Glass of Lead and Gold. Definitivamente, tendrá un papel en el próximo El Jinete del dragón. Y Laurel y Larry Thorne ... bueno, todos pensarán que me los he inventado, porque, ¿quién tiene vecinos tan mágicos?

Los incendios siguen activos. No estoy segura de si tendré casa al final de la semana. Todos esperamos que las carreteras se vuelvan a abrir el martes y podamos regresar a Malibú. Encontremos lo que encontremos allí, ya no será el Malibu que tanto amamos. Pero aquellos que se quedaron y lucharon contra el fuego hicieron Malibú aún más hermoso de alguna manera, a pesar de que ahora no sea más que un paraíso quemado.

Cornelia

comentario

Viky el 18 noviembre, 2018

Aquí voy. Escribiré en español porque es mi idoma natal y porque el inglés se me da muy mal, lo siento mucho. Quise hacerlo aún sin importar el idioma porque su historia señora Funke me recordó algo que no hace mucho nos pasó a mí, a mi familia y a toda la zona donde vivo. El día 12 de septiembre de este año nos despertaron en la madrugada con patrullas y ambulancias informando que teníamos que evacuar de emergencia por una fuga de gas demasiado peligrosa debido a que nos encontramos sobre ductos de este combustible, por fortuna nunca antes tuve que vivir algo así, pero por lo mismo en ese momento nadie sabía que hacer, en ese tipo de situaciones ocurre un bloqueo mental. Tomamos lo que pudimos y a nuestras mascotas y salimos de ahí lo más rápido posible. Por fortuna siempre existe gente mágica que brinda su ayuda. Espero que su vivencia no haya sido tan mala y que se encuentre a salvo, que al regresar su casa esté bien (también la de sus vecinos) y que nunca más tenga que pasar por algo igual. Aprovecho para decir que sus libros siempre me inspiran y me hacen muy feliz, es usted una genial escritora, mi preferida. Con cariño, una gran admiradora

Gracais por tu testimonio. Es horrible algo así... Un gran abrazo.