X

viernes, 1 mayo, 2020

The Feathers Project -
La colección

Puedes ver cómo va aumentando nuestro número de plumas en la galería:
"La esperanza es esa cosa con plumas" 

Si quieres aportar algo, estaremos encantados de recibir tu correo. Envíanos tus fotos, dibujos o poemas a mail@corneliafunke.com

 

 

¡Queridísimos lectores y... no lectores! En estos oscuros y extraños tiempos en los que nos encontramos, los artistas que me han visitado en mi granja hasta ahora, aquellos que todavía están aquí, e igualmente aquellos que desafortunadamente no han podido venirse, les gustaría hacer una pequeña contribución de alegría y esperanza. Todas las cosas que hacen de nuestro mundo un lugar especial y bueno para todos, a pesar de todo. Llamamos a nuestro proyecto “Feather” (plumas), inspirado en el poema de Emily Dickinson titulado: “La esperanza es esa cosa con plumas”. A partir de hoy, siempre publicaremos una de estas “plumas” en Instagram, además de aquí en la página. Si deseas aportar algo, estaremos encantados de recibir tu correo. Envíanos tus fotos, dibujos o textos a mail@corneliafunke.com.
 Katja Thomson, estudiante de Antropología y Español en la Universidad de Aberdeen: "Creo que puede suceder fácilmente que solo veas el lado malo de las personas. Es difícil no desesperar de la humanidad cuando vemos cómo nos aprovechamos de la naturaleza, sw los animales y de los demás. Sin embargo, nunca debemos olvidar todas las cosas hermosas de las que somos igualmente capaces. Pienso que no hay menos testimonios de compasión, amor y simpatía. No es cosa de un optimismo ingenuo mantener los ojos y el corazón abiertos a todo esto. Para mí, ese es el verdadero significado de la humanidad. Siempre debemos recordar eso, especialmente en momentos en los que el mundo se siente muy oscuro."

 

Sara-Christin Richter, estudiante de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo: "Mi contribución a nuestro proyecto 'La esperanza es esa cosa con plumas' habla sobre mi gato Señor, que tiene un plan de escape".


Ayesha Gamiet es una artista londinense, ilustradora y educadora de arte: "Esta es mi contribución al proyecto 'Hope is the thing with feathers Projekt'. El fin de semana pasado trasladé mi estudio a este lugar en el que permaneceré hasta nuevo aviso, al menos hasta que el corona-virus esté bajo control. Cada vez que crucé este jardín que tenemos me pareció normal tenerlo y que estuviera ahí, pero a lo largo de estas duras últimas semanas, he ido percibiendo la existencia de los narcisos y sintiendo que estaban ahí para darme la bienvenida a casa. ¿Quién puede resistirse a esas caritas amarillas y felices?


Adolfo Córdova Ortiz, escritor, periodista e investigador de la Ciudad de México: "Mi contribución es un recuerdo. Aquí, con Cornelia en Malibú, tuvimos la idea de reunir un "diario de conversaciones“, para todos los futuros visitantes de la granja. Nos gustaría recopilar en él todo lo relacionado con nuestras conversaciones: ideas, pensamientos, dibujos, fotos... Una vez, durante el almuerzo, Cornelia nos preguntó cuál era nuestro paisaje interior. Me gustó mucho la pregunta y cuando me puse a pensar con más detenimiento, se despertó en mí un receurdo infantil que realmente tenía plumas“.

 

Sheila Hall, artista y coordinadora de proyectos del Festival de Literatura “Hay” para América Latina: "Comencé a dibujar una pluma porque Emily Dickinson escribió en su poema "La esperanza es esa cosa con plumas". Luego la pluma se convirtió en un ojo, lo que representa para mí la, la oportunidad de crecer. Después, dos pájaros se unieron a la esperanza y a la conciencia. Uno grande y otro pequeño, dos pájaros que vuelan, que son libres. La pluma se convirtió en pluma estilográfica y puso en juego las palabras de Emily para recordarnos que incluso en estos tiempos extraños, incluso en medio de la tormenta, aún podemos crecer, todavía podemos encontrar la libertad, y nunca debemos perder la esperanza, del mismo modo que un pájaro nunca pierde la confianza en sus alas".


Ida, desde España: "Hola Cornelia, vi tu entrada en Instagram y también tengo una pequeña contribución a tu proyecto de Feathers. Ha llovido aquí bastante y me encanta cómo huele y se siente la naturaleza, tan llena de vida y energía ".

 

Anne Zaghow, estudiante de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo: "Esta es mi pequeña contribución al proyecto 'La esperanza es esa cosa con plumas'. Tuve la idea del collage mientras estaba acariciando a mi gato. Por las tardes, a menudo viene a mi habitación y maúlla ruidosamente, me pide que la siga y me siente en las escaleras con ella para que pueda acurrucarse en mi regazo por un tiempo. Disfruté trabajando en el collage. Tiene algo meditativo eso de ponerte a recortar cada pedazo de papel, doblarlo y trabajarlo. No hay lugar para malos pensamientos".

 

Grace de Gales: "Mi dibujo para contribuir al proyecto: 'La esperanza es esa cosa con plumas' pretende expresar que todos nos encontramos actualmente en una situación extraña. Hay mucha confusión y garabatos, pero estamos en la misma página y todos saldremos de este tiempo de oscuridad".

 

Helena Park, pintora independiente y artista gráfica de Somerset, Inglaterra: "Esta es mi contribución al proyecto 'La esperanza es esa cosa con plumas': Una bailarina de las nubes saltó hacia adelante con esperanza, dejando un rastro de plumas ..."


Kerstin Zilm es periodista y autora alemana, vive y trabaja en Los Ángeles: "Traté de entender el mundo que me rodeaba observando a los pájaros en el árbol fuera de nuestra ventana. Todavía no puedo comprender bien el mundo, pero al menos la mirada por la ventana me inspiró a escribir un poema sobre un pinzón de pecho rojo, un coyote de patas largas y una ballena jorobada de aleta grande. La imagen muestra el nido de un colibrí que descubrimos en nuestro porche estos días".

What The Bird Knows

I wonder what the bird knows 

The red chested finch 

A cheerful troubadour

Jumping from branch to branch

In the tree with purple flowers 

That almost died ten years ago

Does the red chested finch miss

The humming chant to its a cappella song 

The constant buzz of nonstop traffic? 

Does air drift lighter through its feathers? 

Is it easier for the finch to breathe?

Does the red chested finch feel toxic droplets? 

Is rain heavier on its wings?

Is uncertainty an aroma it can smell?

Is compassion a scent it picks up 

With fluffy dandelion seeds?

I wonder what the wild dog knows

The long legged coyote

A solitary traveler

Roaming the neighborhood at night

On streets of black asphalt

With cracks, holes and haphazard patches

Does the long legged coyote miss 

The intruders on its path

Hikers in parks and mountain ranges?

Does it prowl empty shopping malls?

Is it easier for the coyote to find sleep in its den?

Does the long legged coyote feel lethal perspiration?

Is fog denser on its fur?

Is fear an aroma it can smell?

Is love a scent it picks up 

With rotten lemons from back yards?

I wonder what the whale knows

The big finned humpback

A mother with its young

Breaching in front of empty beaches

From underwater canyons

Filled with mangrove forests and eternal calm

Does the big finned humpback miss 

The boats coming out 

To watch it leap, twist, fall and splash?

Does the wave it breaks through have more power?

Is it easier for the whale to moan its song?

Does the big finned humpback glide through poisoned water?

Is kelp it swims in stained with parasites?

Is worry an aroma it can smell?

Is courage a scent it picks up 

With krill from the ocean’s face?

The red chested finch 

Collects twigs for its nest

From the tree with purple flowers

In front of my window

It stops

It turns its head

It looks at me

I wonder

Does the red chested finch wonder 

What I know?


Helene de Ostprignitz-Ruppin: "Mi foto muestra uno de los seres vivos que hacen de nuestro mundo un lugar especial y bueno a pesar de todo en este tiempo oscuro y extraño "(Cita Cornelia). Me dan alegría y son muy divertidos y torpes".


Mariela Sancari, fotógrafa artística de Buenos Aires, Argentina: "Mi contribución al proyecto Feathers - Esta foto es un testimonio de un pequeño y cultivado ritual que hemos tenido aquí desde que fuimos invitados de Cornelia en la granja: vamos por la tarde a la playa para estirar las piernas y tomar una buena dosis de aire marino. Tomé fotos allí para un proyecto en el que estoy trabajando mientras mi esposo Adolfo corre por la playa. Hace unos días estábamos en la playa de Point Dume y vimos una enorme bandada de gaviotas que volaron muy cerca de nosotros. Fue un momento maravilloso que me gustaría compartir con todos vosotro aquí".


Reihaneh de Irán: "Esta es mi contribución al proyecto Feathers. Al igual que nuestra vida, la imagen muestra una red de preocupaciones, días difíciles, pero también... esperanza (simbolizada por todas las pequeñas figuras en medio de la confusión). La esperanza nos ayuda a través de todas las dificultades de la vida. Con el poder de la esperanza podemos lograr nuestros objetivos. Cada vez que me siento triste, voy a mi habitación, pongo música y empiezo a dibujar según el ritmo. Quizás tú también lo intentes. Estoy segura de que te ayudará un poco a encontrar la paz".


La segunda contribución de Cornelia al proyecto Feathers: "Las alas con las que volamos en estos tiempos ..."


Isabel Abedi, escritora de Hamburgo: "Aquí está mi contribución a ‘La esperanza es esa cosa con plumas ". Esta ‘Paloma de la paz’ la hizo el artista Richard Hillinger. Su hogar es en realidad una escuela primaria alemana, pero junto con sus 29 hermanas, viaja por el mundo, visita lugares y personas en muchos países diferentes, como a Mikhail Gorbachev, al Dalai Lama o a niños en Kenia. Defiende la paz y los derechos humanos. Me sentí muy honrada al tenerla aquí durante un tiempo precioso durante su visita a Hamburgo. Escribí un libro con momentos especiales relacionados con esa visita. La foto fue tomada en las vías frente a nuestra antigua estación de tren en Hamburgo Bergedorf ".

 Maya, oriunda de Hamburgo y estudiante en la uni de Friburgo: "¡Os envío una foto que tal vez se ajusta al proyecto (¡maravilloso!) de Feathers. La hice hace unos días durante un paseo por la Selva Negra. Me tuve que reír al ver todos estos arcoíris pintados, colgaban en las ventanas de una escuela primaria, y luego recordé esta cita de Gandalf de "El Hobbit": "Creo que son las pequeñas cosas, las acciones cotidianas de las personas comunes las que mantienen la oscuridad a distancia" Simples muestras de bondad y amor. "Creo que encaja muy bien".


Ayesha Gamiet, artista, ilustradora y educadora de arte de Londres: "Mi segunda contribución al proyecto 'La esperanza es esa cosa con plumas'. Hace unas semanas, había pensado en que esto sería como una pausa en mi trabajo, tomar un descanso, leer las noticias o los emails en mi móvil… pero desde que trabajo en mi nuevo taller del jardín de mi casa, prefiero tomar mis descansos fuera y descubrir todo lo que está floreciendo. Esta semana los tulipanes con sus exuberantes flores me han emocionado. Como David Hockney dice tan sabiamente: “Recordad que no se puede cancelar la primavera”

 

Inga de Hamburgo: "Querida Cornelia, aquí te mando mi pequeña contribución a nuestro maravilloso mundo creativo... a pesar de todo. Título de mi acuarela: ‘En vuestra Villa Villekula, todo es posble en creatividad e imaginación.’ Saludos, y os deseo -de corazón- todo lo mejor, suerte y salud.


Gabriel Schmitz, pintor alemán, vive y trabaja en España desde 1994: "Mi contribución al proyecto Feathers es un cuadro sin movimiento. Para que no nos resulte tan difícil quedarnos quietos..." (“Femme assise", 2019, 162x112cm, óleo sobre lienzo).


Adolfo Córdova Ortiz, escritor, periodista e investigador de la Ciudad de México: "Mi segunda contribución al proyecto 'La esperanza es esa cosa con plumas' es un relato. Una de las primeras cosas que hice aquí en la granja de Cornelia este año fue la traducción al inglés de mi libro El dragón blanco y otros personajes olvidados. Siempre me ha fascinado el poder de los personajes secundarios en una historia. NO encuentran el tesoro, NO muerden la manzana encantada, NO miran el pozo de los deseos. Sus vidas nos dan mucho más espacio para la imaginación. Nos permiten imaginar cómo será su pasado o su destino. Como no son los héroes, pueden pasar horas preparando una cena invisible o descubriendo picos nevados. Mi libro se inclina ante los personajes más pequeños y olvidados, y ante el ingenio del autor que inventó al rey mono alado, a la hermosa hada de cabello azul, al gato de cheshire, al rey cisne y Falkor, al dragón blanco de la suerte. Mi libro rastrea su vida previamente desconocida. Estoy emocionado por poder compartir con ustedes el primer capítulo de mis cuentos y la maravillosa ilustración de Riki Blanco".

The Birth of the Winged Monkey King

The fruit was like a small sun. The monkey had plucked it from the highest branch of the tree.
It was soft as young fur and cold as a mountain spring. The size of an orange, with the same sweet aroma, it shone like a yellowish star. The monkey gazed at it, his eyes wide open.
If there were howls, warnings, chatter from other creatures, he did not hear them. He only saw the fruit that blazed without blazing, that was cradled in his hands without burning, that stung his eyes without blinding. A fruit, perhaps more diamond than sun, more mineral than light; its veins like tiny rivers so crystal clear they ought to sate all hunger, all thirst, all of the desires that made the monkey's mouth water.
He had to bite into it. He wanted to eat it.
He could not bite into it. He wanted to swallow it whole.
He was going to devour it.
When he raised it to his mouth and sniffed at it, his pupils dilated so that they covered the entire insides of his eyes.
When he swallowed it, he was flooded by the delightful sensation of ripe nectar, the itch of the midday sun, the chill of the wind on the tops.
His dark fur started to gleam, and he took on a bluish blackness.
Like a crow.
Two orange halos illuminated the fine irises of his eyes, which resembled two eclipsed suns.
And he started to bellow.
The other monkeys did not know whether those cries were born of agony or pleasure. The monkey jumped from branch to branch; he wanted to join them, but when they saw his
shining fur and the eclipses in his eyes, they did not know him and ran away.
He felt something buried deep within his back.
He turned.
There was no one behind.
He felt another tear, beneath the shoulder.
He turned.
Nothing. He was alone.
No one had wounded him. It was yet another effect of the fruit, the sun, the diamond, the fiery sphere he had swallowed whole.
His bones twisted, snaps and groans were heard, but his back pained him only in two twin wounds, two cracks, two sores: two moist, black wings that sprouted from behind; larger
than his arms and legs, as blue-black as his fur.
And he was able to shake them, like he shook his arms.
And he felt they were strong, like his prehensile tail.
And when he leaped into the air, he never fell, ever again.
The world's first winged monkey.
________________________________
They heard a great chattering and flapping of wings,
as the band of Winged Monkeys flew up to them.
The King bowed low before Dorothy, and asked, "What is your command?"
"We wish to go to the Emerald City," said the child, "and we have lost our way."
FRANK BAUM, The Wonderful Wizard of Oz, 1900

 
La tercera "pluma" de Cornelia: "Bueno, en realidad no es una cosa con plumas, es una flor de mis plantas Aves del Paraíso, pero me puedo imaginar que sueñe con ser un pájaro ..."


Ayesha Gamiet es una artista londinense, ilustradora y educadora de arte: “Esta es mi tercera contribución al proyecto. Esta semana, mientras estaba trabajando, de repente, brilló ante mis ojos algo de un azul brillante. Este hermoso martín pescador con sus plumas de gema me hizo una visita. Me sentí realmente honrada. Cuidadosamente abrí las persianas de mi estudio un poco más e intenté robarle una foto. Pero estaba demasiado lejos para mi cámara. Apenas unos minutos se mantuvo sentado en una pequeña rama junto al estanque, para que pudiera verlo y admirarlo. Luego se lanzó hacia abajo zambulléndose en el agua para pescar algo para almorzar. ¡Sin cuarentena, sin compras de aprovisionamiento! La naturaleza continúa como antes. Ojalá todos tuviéramos una libertad semejante y que de esta experiencia aprendiéramos a tomar de la Tierra solo lo que realmente necesitamos, nada más ni nada menos, como este lindo martín pescador. La esperanza es realmente esa cosa con plumas".

Isabel Abedi, escritora de Hamburgo: "Esta es mi segunda contribución al proyecto Federn. Recientemente fuimos a dar un paseo por el Elba, hablando del "Borde del cielo" de Cornelia, cuando, de repente, encontramos algo con plumas..." 

Lunalia, de Reino Unido: "Creo que todos deberíamos ser más amistosos entre nosotros. Son las pequeñas cosas las que cuentan".

Anne Zaghow, estudiante de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo: "Me encantan los prados con su variedad de plantas. Cada planta, en sí misma, puede parecer poco llamativa pero si la miras más de cerca, puedes descubrir su belleza de filigrana. Juntos forman un mundo propio. Así surgió la idea de mi segunda contribución a nuestro proyecto. Un pensamiento produce más pensamientos. Juntos conforman un maravilloso mundo de pensamientos".

 

Miró Tiebe, estudiante de arte en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo: "Esta es mi primera contribución a ‘Feathers’: en momentos en los que quizás me sienta un poco inseguro, me viene a la cabeza la idea de transformarme en un animal fuerte que me ayuda a volver a ponerme en pie."

 

Sara-Christin Richter, estudiante de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo: "Este es un pequeño boceto y mi tercera contribución a nuestro proyecto. En uno de mis paseos en los últimos días he observado algunos patos salvajes ... y también me inspiró una película sobre gansos salvajes".

Helena Park, pintora independiente y artista gráfica de Somerset, Inglaterra: "Hoy recojo las nubes del cielo y las reemplazo con azul".

Kerstin Zilm, periodista y autora alemana que vive y trabaja en Los Ángeles: "Mi tercera" pluma "- El bebé colibrí crece en nuestra galería. Tomé una foto cuando mamá y papá colibrís estaban de camino buscando comida para sus crías, o lo que sea que hagan los padres colibríes ... Y también escribí un nuevo poema sobre eso".

A Spring To Remember

This spring
With the humming bird growing
In a nest on our back porch

This spring
With walks through our neighborhood
In the middle of the streets
Magnolias, gooseberries, poppies, sage
Works of art in open air
The first peace rose blossoming in the front yard
After days of California rain
Lemons picked from forbidden trees
Under a full moon

This spring
With the apple tart
The blueberry cake
The oatmeal raisin cookies
The lemon bundt loaf
And their aroma filling our house

This spring
With afternoons spent in the backyard
Hands sticky from orange juice
The fruit straight of the branch
A single hammer echoing through the air
An owl hooting
Dandelions going wild between grass.
And letting them
Weeds growing in every crack
Seeing all the cracks
And loving them

This spring
With the red bandana that used to be a blindfold
Covering my nose and mouth
The self-made disinfectant
From aloe vera harvested in our back yard
The cancelled trip to Hawaii
The government check that did not arrive
Exhausted doctors and caregivers
We thank hitting pots and pans at eight

This springWith the longing
To have fish tacos and a wild berry mojito
While watching sail boats gliding home
The longing
To dance to a live band
Playing cumbia
The longing
To dive into waves

This spring
This spring of 2020.
This spring
I will remember

This spring
With a humming bird growing
In a nest on our back porch.

La cuarta "Cosa con plumas" de Cornelia: el 28 de marzo, mis dos artistas en residencia y yo decidimos trenzar una cinta de corona con un nuevo hilo para cada nuevo día de cuarentena. La foto muestra nuestro primer mes. 'Días de cuarentena' tejidos por Adolfo, Mariela y yo, y por el viento. Un nuevo patrón nos espera cada mañana. Ah, y olvidé mencionar a la araña y a su red que nuestro juego de hilos captura a veces".

Ayesha Gamiet, artista, ilustradora y educadora de arte de Londres: "Mi cuarta aportación a 'La esperanza es esa cosa con plumas' - Los narcisos que pinté en nuestra primera semana ahora están marchitos, solo se pueden ver algunos los tulipanes y el martín pescador también se ha ido, pero muchas otras flores comienzan a abrirse. Al empezar la cuarta semana, estaba pensando en cómo este toque de queda renovó y recalibró las áreas más diversas de nuestras vidas. Mucho de lo que planifiqué para este año se ha “desvanecido“ frente al virus ... Se han cancelado las clases, viajar, visitar a amigos y familiares, nada de esto es posible; pero a pesar de todo, están floreciendo otros aspectos de mi vida. Trabajar desde casa significa que mis sobrinas me visitan aquí en mi estudio por las tardes. Me encanta tener más tiempo para cocinar, entrenar y para pasar más tiempo con los miembros de mi familia que viven aquí conmigo. Me encanta haber hecho revivir viejas amistades en las últimas semanas. Y me alegra ver que la comunidad en nuestro vecindario se está haciendo cada vez más grande. Aunque actualmente no es posible dar clases ni viajar, ahora tengo tiempo para pintar cuadros para los clientes y estoy empezando a trabajar en un nuevo libro para niños y a desarrollar mis propias ideas para las historias. Es como si la vida me tomara suavemente de la mano y me llevara a nuevas formas haciéndome reflexionar sobre lo que se está marchitando y lo que está floreciendo ... y luego preguntándome: '¿Qué camino elegirás?'

Gabriel Schmitz, pintor alemán, vive y trabaja en España desde 1994: "Mi segunda contribución al proyecto Plumas trae un poco de ritmo. Lo que busco en el baile (la dinámica del movimiento en una imagen estática) también puede aplicarse a la música, solo que ahí entra el sonido en movimiento en medio del silencio de la pintura. Esmerarse por lo imposible es un buen objetivo porque te permite esforzarte mientras vivas. ('Drummer Girl', 2020, 58x100 cm, óleo / lienzo) " 

 

Mariela Sancari, artista fotográfica de Buenos Aires, Argentina: "Mi segunda contribución al proyecto ..."Helena Park, pintora independiente y artista gráfica de Somerset, Inglaterra: "Mi tercera 'pluma': las golondrinas han regresado..."Inga Krause, estudiante de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo: "Esta es mi contribución a 'La esperanza es esa cosa con plumas': sonreír en estos difíciles momentos. Me divierto mucho trabajando con arcilla. Mantente saludable y seguro."

Ayesha Gamiet, artista, ilustradora y educadora de arte de Londres: "Aquí está mi contribución para la quinta semana de nuestro proyecto 'La esperanza es esa cosa con plumas'. Me gustaría poder deciros que estuve fuera el miércoles por la mañana para ver la lluvia de meteoritos, pero me lo perdí porque el punto álgido se había anunciado para las tres de la mañana… Pero imaginemos que sí estuve allí. Ya solo saber que tuvo lugar este hermoso fenómeno natural -lo haya presenciado yo o no-, es suficiente para llenarme de esperanza esta semana".

Kerstin Zilm, periodista y autor alemana que vive y trabaja en Los Ángeles: "Mi cuarta 'pluma': el colibrí bebé aprende a volar. Ya lo hace muy bien, pero comenzar y aterrizar aún parece inquietarlo".

Leonie aus Köln: "Ich bin seit Kindesbeinen ein großer Fan von CorneliasBüchern und durfte während meines Hobbys als Amatuerschauspielerin bei einigen Theaterstücken auf der Grundlage ihrer Bücher Teil ihrer Welten sein. Ich schreibe selsbt und das Feathers Projekt empfinde ich als Geschenk in der aktuellen Zeit. Anbei mein Gedicht als Beitrag, zum Thema 'Selbstbegegnung'."

 


El pintor alemán Gabriel Schmitz vive y trabaja en España desde 1994: Este es mi libro de bocetos del Corona,  que creé durante las primeras cuatro semanas de cuarentena, entre marzo y comienzos de abril del 2020, en mi casa de  Barcelona.  Lo he acompañado con un tema de Sarah Schueddekopf: 'Du lässt mich alles in einem neuen Licht sehen, (Me haces verlo todo de otro modo), ¡gracias!

www.saxophone-art.de)


Ayesha Gamiet, artista, ilustradora y educadora de arte de Londres: "Mi sexta contribución a las" Plumas "- Como mis sobrinas actualmente usan nuestro jardín como único patio de recreo, pensamos que era un buen momento para que la más pequeña aprendiera a andar en bicicleta. Ver sus primeros intento temblorosos, estimulada y alentada por su hermana, me inspiró a hacer los bocetos, pero lo curioso fue que solo unos días después de hacer los dibujos, mi sobrinita se subió a su bicicleta y su hermana mayor le dio un fuerte empujón desde atrás, ¡como en mi dibujo! Eso era exactamente lo que mi sobrina necesitaba para entrar pedaleando en el atardecer. Desde entonces no ha habido tambaleos ni tropiezos, y es imparable. Como si nunca hubiera hecho otra cosa en su vida. Eso me recuerda la maravillosa sensación de libertad que te da el primer viaje en bicicleta. Y que a veces solo se necesita un pequeño empujón de una buena persona para volver a ponernos de pie, para que volvamos a la carretera.

Lena, cantante y actriz de Leipzig: "Querida Cornelia, querida hermana de Cornelia, esta es mi contribución a 'La esperanza es esa cosa con plumas'. Una amiga me dijo que por miedo al rechazo no vivía como lo necesitaba su corazón. A pesar de que su corazón estaba creciendo, estaba atrapado en una cuadrícula cada vez más apretada. En algún momento cuando estaba bailando, que es como volar, decidió ir a la libertad. Entonces me lo dijo. A la mañana siguiente le pinté este pequeño cuadro.

Ayesha Gamiet, artista, ilustradora y educadora de arte de Londres: "Mi séptima 'pluma': pinté esta imagen para celebrar el Ramadán, el mes de ayuno para los musulmanes, que terminó el 24 de mayo con el Eid al-Fitr. El Ramadán comienza y termina guiado por la luna nueva. Ayunamos un mes lunar, desde el amanecer hasta el atardecer. De niña, me encantaba despertarme antes del amanecer y desayunar temprano con mi familia antes de ayunar. Luego era como una fiesta secreta a medianoche. Ahora, de adulta, tengo que admitir que aunque soy una persona madrugadora, me cuesta mucho salir de la cama y tragar gachas y tostadas, pero cuando se acaba el mes, lo extraño mucho. Extraño la tranquila soledad matutina que nos estimula a reflexionar y meditar. Extraño la alegría de romper el ayuno en la noche. Tras el ayuno, cada aroma es más intenso en la lengua. Es nuestra tradición compartir cada cena con amigos y familiares y asistir a las oraciones nocturnas en la mezquita. Esto no fue posible durante la cuarentena de este año, pero sé que alguna vez volveremos a celebrarlo juntos. Creo que el secreto del ayuno, al igual que durante la crisis del Corona, es tratar de encontrar un lugar de alegría y paz, incluso en un momento estresante. El sol se pondrá y el largo día llegará a su fin. Cuando todo esto termine, volveremos a celebrar juntos .

Irene, periodista independiente, ilustradora y autora de Moscú: "El año pasado comencé esta ilustración para Los cisnes salvajes. Fue creada como parte de un concurso de ilustración para el cuento de hadas de Hans Christian Andersen. Pero no había terminado mi dibujo. Siempre lo había querido pintar porque adoro este cuento de hadas. Trata de esperanza, amor y confianza. Y me gustaron las alas de mi dibujo. Cuando descubrí el proyecto Faethers, pensé: "¡Ahora o nunca!" Nunca es lo suficientemente bueno, por supuesto, pero ahora puedo respetarlo con su 'imperfección'. Mientras el cuento de hadas termina con los cisnes convirtiéndose en seres humanos, quise completar mi dibujo con la libertad de volar. Agradecida y feliz, Irene."

3 comentarios

Alessia el 2 mayo, 2020

Entonces... ¿podemos dejar un dibujo o una foto nuestros para este proyecto?

Pus claro Con una breve explicación

Marta el 24 abril, 2020

Ojalá supiese pintar

Y yo..

Marta Caurcel el 16 abril, 2020

Qué buena idea este proyecto. ¿Se publica con una foto al día?