X

viernes, 31 mayo, 2019

En bus escolar hasta el dobladillo del cielo

En abril, varios niños han visitado -con sus padres y cuidadores- la granja de Cornelia en Malibú.  Burros, patos, plantas, pizza, dibujos, búsqueda de tesoros... ha habido de todo. Un domingo en la naturaleza que Cornelia quiso regalarles a los niños, en el marco de su fundación

"Siete? ¿Crees que siete serán suficientes? ", pregunta Cornelia. "¿Cuántos vendrán? ¿Unos sesenta? Mejor pillamos algunas pizzas más."
Pasa un poco de las nueve de un domingo a finales de abril y todos han estado bastante entusiasmados ultimando los preparativos para el primer gran evento de la fundación de Cornelia: Dobladillo del cielo.

"Después de mudarme a Malibú, de regreso a la naturaleza, en 2017 se me ocurrió esta idea del Dobladillo del cielo y de que me gustaría invitar a los niños a pasar un buen día.  También me gustaría traerlos aquí para hacerles ver lo que determinó mi infancia: el tiempo en la naturaleza, sin calendario ni compromisos. Ese día ha llegado, por fin".

   Caras alegres, radiantes y emocionadaa miran desde el autobús escolar cuando llegan a la granja de Cornelia El peque y su padre llegan contentos y con ganas de pasar un día con Cornelia.

 

Quedaban dos horas, luego vendría un gran autobús escolar amarillo que traería a los niños con sus padres y a algunos cuidadores a la granja de Cornelia en Malibú. Para organizar el evento de apertura, Cornelia se había puesto de acuerdo con 826LA.

"Me ofrecí para trabajar como voluntaria para 826LA", dice Elizabeth Dragga, poniendo un montón de pintura en la mesa donde los niños pintarían piedras y palos. Elizabeth se reúne regularmente con Cornelia y su asistente Angie para considerar a quiénes quieren apoyar con el Dobladillo del cielo. 826LA, una asociación sin ánimo de lucro, brinda tutoría a los estudiantes, a menudo a los menos afortunados, y les ayuda a desarrollar su creatividad.

"Creo que es hermoso", dice Elizabeth, "que el objetivo de 826LA no sea otro que el de hacer felices a los niños echando mano de la creatividad. Por ejemplo, alientan a los estudiantes a encontrar su propia voz a través de ejercicios de escritura ".

Esto encaja perfectamente con la fundación Dobladillo del Cielo que Cornelia ha dedicado a la conservación de la naturaleza y el bienestar animal, a la música, las artes visuales, la narración y la escritura.

  Esta jovencita está totalmente concentrada en lo que está haciendo. Unos días antes del evento, Cornelia se sentó y dibujó un mapa del tesoro para los niños. Esperanza y zorro esperan que los niños también tengan zanahorias para ellos.
 
  En la granja biológica de los vecinos de Cornelia, Laurel y Larry, todo el mundo pudo recoger su aperitivo de frutas del árbol. Pregunta tres de la lista del mapa del tesoro: ¿Cuántas palmeras ves? Este chiquito colorea con su papá piedras que Cornelia recogió en la mañana en la granja.

 

Aunque hoy no va esto tanto de escribir, sino sobre todo de que todos se lo pasen bien juntos con los animales, el dibujo y la pintura, la caza del tesoro en la granja y por los campos de los vecinos de Cornelia: los granjeros Laurel y Larry.

"¿Dónde encontramos un árbol de aguacate?", Pregunta Dylan a su amigo mirando una de las notas que Cornelia ha dibujado para la búsqueda del tesoro. Ya habían descubierto el jardín de cactus y se enteraron de que Cornelia llamaba a sus burros Esperanza y Zorro. Mientras estos corretean, John y Samuel están de pie alrededor de una mesa con algunos otros dibujando y pintando. Algunos en papel, otros en piedras y ramas que Cornelia había recogido anteriormente.

  Los padres también se divirtieron convirtiendo piedras y ramas en pequeñas obras de arte. ¿Dónde crees que podemos encontrar el jardín de cactus? 


"Esto", dice Samuel, dejando a un lado el lápiz rojo, "es Spiderman". Y el que está al lado, "señala a un hombre de tez oscura con una cara muy malvada", es Venom. Samuel le dibuja a John un pájaro de un libro de animales.

  Samuel hace balancearse al Hombre Araña sobre su papel. John le permite a un magnífico pájaro extender las alas en su hoja de dibujo. Samuel está súper orgulloso de su dibujo del Hombre Araña.

 

En el prado junto al establo, dos niñas pasan su tiempo jugando a la petanca, mientras que los adultos se divierten jugando el agujero de maíz.

Cuando Cornelia sugiere que lleven a los burros al pasto, todos dejan de hacer lo que estaban haciendo y se van con Esperanza y Zorro para acompañarlos al gran prado salvaje.

  El burro delante para que no se espante... Esperanza se adelanta <img src=" /> Todos al prado. Varias puertas se aseguran de que los burros permanezcan bajo la protección de la granja.

 

"No corráis demasiado cerca detrás de los burros", dice Cornelia, "eso no les gusta y pueden daros una coz de mucho cuidado". Los coyotes que vienen aquí por las noches lo saben bien y prefieren mantenerse alejados de ellos".

De regreso del prado, Cornelia agarra unas tizas para dibujar al dragón Lung. Todos quieren llevarse a casa un dibujo del dragón como recuerdo de este día. Ricardo quiere uno rojo, Araceli prefiere uno verde y el color favorito de Dafne es el azul. 

  Cornelia les pinta a los niños dragones, de recuerdo.  
 
  Observar a una ilustradora mientras pinta tiene que ser algo bastante emocionante. Los niños üudieron escoger ellos mismos el color de su dragón.
 
 


Poco después de las dos, Joel, el director gerente de 826LA, dijo que era hora de volver al autobús. "¿Ya?", dice uno de los niños. Ok, pero todavía quieren una foto de grupo. Unos se sientan, otros se ponen de pie o se tiran en el prado. Todos sonrientes:  niños, padres y cuidadores, y, por supuesto, también Cornelia.

 

Y aquí os van unas cuantas más fotos

  El jefe de 826LA haciendo volar unas pelotas de cricket. Lo de pintar las piedras ha sido un completo exitazo. f
 
  ... y también entre los padres.
 
  Ser creativo da hambre.
 
 
 
  Luego, Cornelia les enseñó a los niños el granero.
 
  Paseo de descubrimiento por la granja. Solos... ... o en pareja ... ... o acompañados por Cornelia.
 
  Recogiendo moras y frambuesas en la granja de Laurel y Larry.
 
  Die junge Malerin Helena aus Somerset, die einen Monat auf Cornelias Farm gewohnt und gemalt hat, zeigt den Kindern ihre Unterkunft, das Eulenhaus. Y luego todavía quedaba descubrir el garaje de Cornelia en el que están (y de donde salen) sus pinturas.
 
 
 
 
 
  Cornelia espera que todos se vayan con un bonito recuerdo de su visita a la granja. También Mauricio, el conductor del bus, se lo pasó en grande.

No hay comentarios